Sábado 18 de noviembre de 2017 UF: 26.574,00

Legales

Volver ¿Qué es la hipoteca?

¿Qué es la hipoteca?

¿Qué es la hipoteca?

En el derecho chileno existen garantías  personales y garantías reales. Entre las primeras están el aval, la fianza y la codeuda solidaria. Cada una de ellas, en términos  generales, implica que una persona compromete sus bienes o  patrimonio  al pago de una obligación de otra persona.

Entre las garantías reales se encuentra la prenda, que se refiere a bienes muebles y la hipoteca, que afecta a bienes raíces. En términos generales la hipoteca implica que un determinado bien raíz o inmueble queda adscrito al pago de una deuda, sea que esta sea del propietario del inmueble o de un tercero.  La hipoteca se constituye por escritura pública que se debe inscribir en el Conservador de Bienes Raíces.

La gente tiende a confundir la hipoteca con la deuda garantizada, en circunstancias que son cosas distintas. En efecto, la deuda es la obligación principal y la hipoteca es la obligación accesoria.

Podríamos entonces definir la hipoteca como aquel contrato por el cual un inmueble determinado se da en garantía del pago de un crédito.

Si se constituye para caucionar un determinado crédito, préstamo o mutuo, estamos en presencia de una hipoteca especifica, mientras que si se constituye para garantizar todas las obligaciones presentes o futuras de una deudor con determinado acreedor, estamos hablando de la denominada hipoteca con cláusula de garantía general.

La hipoteca da el derecho al acreedor (Banco) a perseguir el bien hipotecado sea quien fuere el que lo tenga en su poder. Ello se realiza a través de un juicio en el que se saca a remate la propiedad con el objeto de pagar la deuda con las resultas de la subasta.

La hipoteca como obligación accesoria que es, se extingue al extinguirse la obligación principal. Es decir, tratándose de una hipoteca especifica,  la hipoteca  quedará sin efecto al terminarse de pagar la deuda, razón por la cual el acreedor deberá proceder a suscribir una escritura de alzamiento de la hipoteca, que posteriormente se debe llevar al Conservador para cancelar la correspondiente inscripción.